Estética

Tipos de piel y sus cuidados

header13

Hay mucha desinformación sobre el tipo de piel que se suele tener, así que vengo a ofreceros la información que necesitáis.

Generalmente nos referimos a “tipos de piel” para hablar de la piel del rostro, ya que la piel del rostro y el cuerpo son completamente diferentes, y generalmente la piel del rostro es la que requiere más cuidados dado que es la más expuesta.

tipos_de_piel

Desde que nacemos tenemos piel normal o piel de bebé, la cual se va degradando en función del clima, las hormonas, el estrés y los cuidados cosméticos. Muy poca gente conserva la piel normal, pero se considera un tipo de piel en sí mismo.

Normal o eudérmica:
  • Características: Ni le falta ni le sobra grasa, ni le falta ni le sobra agua. Brillo moderado o mate, color uniforme, aspecto luminoso, folículos imperceptibles a simple vista (piel lisa), toleran bien los jabones, broncea al sol si expuesto de manera responsable, resisten los factores climáticos si no son extremos, no descaman.
  • Qué hacer para cuidarla: Mantenimiento de la película hidrolipídica y de la hidratación, protección frente a agresiones externas, preservar el estado natural de la piel, proteger de la deshidratación, prevenir la aparición de arrugas.
  • Consejos cosméticos: Usar protector solar para evitar las manchas, limpieza diaria mañana y noche con productos no demasiado deslipidizantes, hidratación, mascarilla 1 vez a la semana y de considerarse necesario, limpieza profunda cada 6 meses.
Piel grasa. Hay varios tipos:
  • Piel grasa normal: Aumento de la actividad secretora de las glándulas sebáceas (más grasa sobre la piel), frecuente en la adolescencia tanto en hombres como en mujeres, en ocasiones aumento de la secreción sudoral, brillo graso, piel más engrosada y por tanto tacto grueso, sobre todo en zona medio facial (“Zona T”), folículos más perceptibles, no suele presentar rojeces ni descamaciones. Gran capacidad defensiva, gran capacidad de recuperación (frente a cambios de pH), envejecimiento tardío, resiste al sol, pigmenta bien, tolera bien los jabones, no le afectan en gran medida los cambios del tiempo.
  • Piel grasa deshidratada: La emulsión epicutánea de forma de manera defectuosa (debido a la composición del sebo), disminuyen los lípidos hidrófilos (afines al agua) que retienen el agua, el agua sudoral rechaza estos lípidos, y por tanto la emulsión epicutánea no se forma o se forma imperfectamente. La piel perspira más, por tanto se deshidrata. También derivada de un mal tratamiento del acné / piel grasa normal / pieles grasas que en la menopausia aumentan las grasas hidrófobas (que repelen el agua). Aspecto brillante, folículos perceptibles, descamante por zonas (pudiendo llegar a ser dermatitis seborreica), con tendencia al enrojecimiento y la irritación (piel sensible). Poco poder defensivo, no toleran los jabones, descaman con facilidad, pigmentan bien al sol pero si son irritables tienden a congestionarse, le afectan los cambios de temperatura, no toleran cualquier cosmético (sobre todo los oclusivos).
  • Piel grasa ocluidaAumento de la actividad secretora de las glándulas sebáceas pero esta no sale al exterior, queda retenida; formación de comedones de grasa, en zonas donde la emulsión epicutánea no se forma bien tiende a deshidratarse e irritarse (no está protegida). No toleran los jabones, se irritan fácilmente con productos astringentes, pigmenta mal al sol (presenta manchas), quistes y comedones, en los laterales del rostro piel desprotegida con tendencia a deshidratarse, tendencia a irritarse.
  • Qué hacer para cuidarla: Eliminar el exceso de grasa sin deslipidizar en exceso (puede dar lugar al efecto contrario, el llamado “efecto rebote”), evitar la oclusión, utilizar productos adaptados si se tiene la piel más sensible, exfoliación (sobre todo si es ocluida, si es más sensible limitar la misma a 1 vez cada 2 semanas)
  • Consejos cosméticos: Protector solar, evitar manipular el acné si se presenta (puede empeorar la alteración), higiene 2 veces al día con productos adaptados a la piel grasa o en su defecto la piel sensible, exfoliación 1 vez a la semana o cada 2 semanas, mascarilla 1 vez a la semana, limpieza profunda cada 6 meses para evitar los comedones. Más información sobre la piel con tendencia acnéica, aquí.
Piel seca:
  • Características: Secreción sebácea insuficiente y / o deshidratación (falta de grasa y / o falta de agua), frecuente en mujeres por causas inherentes / genéticas / enfermedades o por factores externos, aspecto mate y marchito, tendencia al enrojecimiento, folículos poco o nada perceptibles, descamación por zonas, aparición de arrugas (ojos y boca). Soportan mal el frío, el viento, el calor y atmósferas muy secas, toleran mal los jabones, broncean enrojeciendo o no lo hacen y se queman, sensación de tirantez.
  • Qué hacer para cuidarla: Utilizar cosméticos que compensen lipídos y / o agua, protección adecuada, prevención y / o tratamiento de las arrugas.
  • Consejos cosméticos: No utlizar cosméticos deslipidizantes, limpieza mañana y noche con leche limpiadora y tónico adaptado a la piel seca, hidratación con crema hidratante nutritiva, exfoliación muy suave 1 vez a la semana o cada 2 semanas, mascarilla revitalizante 1 vez a la semana, limpieza profunda cada 6 meses.
Piel envejecida:
  • Derivada de la edad, tras la menopausia se reduce drásticamente la producción hormonal y comienza el envejecimiento. Tenéis todo al respecto aquí.
Otros tipos de piel:

Estos tipos no se consideran tipos de piel como tal ya que son variaciones de otras ya existentes.

  • Piel mixta: No es un tipo de piel como tal, ya que se habla de ésta cuando la diferencia entre unas secciones del rostro respecto a las demás es muy notable (“Zona T” grasa, mejillas secas, por ejemplo). En general, ninguna piel es uniforme, por lo que tu piel puede ser grasa en la Zona T y que derivada de la misma las mejillas sean sensibles o presenten otras alteraciones. También se puede hablar de piel mixta en corporal si existen variaciones muy grandes (espalda acnéica, por ejemplo). El cuidado de esta se adaptará en función a la necesidad, si creemos tener las mejillas muy secas, utilizaremos cosméticos hidratantes nutritivos en esa zona, por ejemplo.
  • Piel sensible: Piel muy reactiva que se irrita y congestiona con facilidad. Derivada de la falta de protección de la piel en pieles tanto grasas como secas. Presenta hiperemia transitoria (enrojecimiento) que puede convertirse en una sensación de quemazón y tirantez de la piel e incluso llegar al dolor. Puede presentar telangiectasias (pequeñas venas marcadas) y rosácea (congestión facial más o menos persistente). Cuidado con productos hipoalergénicos y adaptados al tipo de piel (grasa o seca).

Una vez conocido nuestro tipo de piel, no olvidéis consultar toda la información sobre los cosméticos, los productos limpiadores, hidratantes, exfoliantes, mascarillas, cómo hacernos una limpieza en casa y como hacernos un tratamiento de hidratación en casa.

Todo esto es aplicable a los hombres, aunque tendrán más acentuadas las características de su sexo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s